¿Una copa más?

Creo que es necesario que nos detengamos un momento y analicemos bien el titular que os adjunto.

http://www.lavanguardia.com/vida/20130610/54375445528/urgencias-ninos-11-anos-coma-etilico.html

No hace falta que leáis el artículo, no os lo recomiendo a menos que queráis haceros cruces con lo que pasa ahí fuera cada fin de semana. (Lo de los tampones de vodka es alucinante…)

En serio, 11 años?! Pongamos que el artículo está exagerando… 13 años entonces?? No sé, tal vez es frase de abuelo (o lo será), pero yo a esa edad me estaba dejando los pulgares en los mandos de todas las consolas a las que podía echarle el guante.

Como siempre hay que buscar un culpable, ¿a quién señalamos? Tiremos de tópicos…

– Sociedad: Creadora de todos los males, sin duda, pero la descartamos por ser demasiado abstracta.

– Profesores: Para los padres el chivo expiatorio por excelencia, pero no me imagino a los profesores bebiendo delante de los niños y mucho menos incitándoles a beber.

-Padres: Aquí si que nos vamos acercando. Son ellos los que tienen el dominio sobre el tiempo de los hijos. Evidentemente no pueden controlar a sus hijos las 24 horas del día, pero nadie pasa de ser un niño que se comporta como tal a un niño que se bebe hasta el agua de las macetas de un día para otro. Tienen que haber señales previas que los padres han pasado por alto.

-Los propios niños: Son menores, son hijos, son influenciables… totalmente cierto, pero son dueños de sus decisiones, y todo niño que ha llegado a una cierta edad está harto de escuchar que el alcohol no es bueno. El primer responsable es el niño, pero como tal, necesita de la supervisión y el control de los padres (y en último término de los profesores) para evitar que acabe tomando una decisión errónea.

En fin, vale la pena dedicarle un rato y pensar de qué manera podemos contribuir cada uno de nosotros en evitar que esto suceda.

PD: Sant Hilari Sant Hilari, fill de **** qui no se l’acabi!

Imagen

Anuncios

Todo lo bueno se acaba…

Nuestra carrera acaba ya. Somos la promoción 2009-2013 y como yo, muchos de vosotros seguro que se planteó al iniciar la carrera que al acabarla todo iría bien. Cuando nos matriculamos ya nos sonaba la famosa palabra “crisis”; de hecho, había empezado a notarse. Todo el mundo hablaba de ello. Recuerdo que incluso en el examen de economía y empresa de la selectividad, las preguntas tenían relación. Crisis, crisis y más crisis.

Sin título

Y ¿cuáles son nuestras expectativas de futuro? Esperar. ¿A qué? A que todo pase, a que te toque la bonoloto o, mejor, tener un buen enchufe (es infalible).

Otra opción es emigrar. Total, para “fregar platos” aquí, voy a Inglaterra (por ejemplo) y los frego allí que, al menos, aprenderé inglés (piden inglés en el 90% de las ofertas de empleo).

Se nos presenta una época difícil, es la “transición” de algo que, esperemos, recompensará todo lo sufrido, todo el tiempo invertido, las dioptrías conseguidas gracias a tanto tiempo leyendo libros, descifrando apuntes, pwp sentado a 40 metros… en fin. Se acaba una etapa y empieza otra que no pinta muy bonita pero tenemos que pensar en positivo y seguir adelante porque no todo el mundo tiene una carrera y lo suyo nos ha costado como para estar orgullosos de nosotros mismos.

Y os preguntareis ¿qué sentido tiene realmente este post? Ninguno. Estoy de bajón y siento cierta melancolía de una época feliz que acaba. Que a pesar de que ha costado, me ha compensado y me ha servido para demostrarme que valgo y que si quiero algo, puedo conseguirlo.

Felicidades futuros Graduados/as en Relaciones Laborales.

Ellos no han vivido por encima de sus posibilidades

Y, entonces, ves esta foto. No sé vosotros, pero yo no he visto nada igual en mi vida. Es real. Lamentablemente, no es un  fake.

Imagen

Éstos también son niños. Bueno, eran niños. La foto ha sido tomada en Siria, ese país que cada día sale en las noticias y del que ya nos aburre escuchar hablar de él. ¿Alguien tiene el valor de calificar esta imagen? No. Y quién lo intente, no encontrará un adjetivo que exprese completamente la cruda realidad.

Y, ¿qué me decís de esta foto?

Imagen

Os animo a qué veáis un reportaje del periodista Jon Sistiaga para Canal +, en el que viaja a Mogadiscio (Somalia), donde se tomó esta foto. Allí visita un hospital, presuntamente el mejor hospital del país, y dónde mueren uno o dos niños diariamente. Las causas son enfermedades y, sobre todo, la malnutrición. Jóvenes madres que no han querido vacunar a sus hijos porqué cédulas de Al Qaeda les han dicho que las vacunas son armas que utilizamos los de Occidente para matarles. Y se lo creen. Y sus hijos se mueren. Allí no hay ONG que valga.

http://canalplus.es/jon-sistiaga/videos/programas-completos?id=978014&media=AF889612&cc=PLTVPR

Pero, algo se podrá hacer. Recuerdo que, una vez, volviendo en metro a casa, escuchaba a un trío de pijas quejándose de cosas de pijas. Entonces, la más pija de todas, empezó a contar que, con dieciocho años recién cumplidos, decidió no ir de viaje de fin de curso a Ibiza. Prefirió unirse a una ONG ella solita e irse a construir un colegio en un pueblo de la India. Perdió cinco kilos, caminaba cinco kilómetros diarios para ir a comer, dormía en unas condiciones penosas. Pero, construyeron el colegio. Gracias al granito de arena de la pija, hay niños aprendiendo a sumar y restar, aprendiendo a leer. Jugando. Disfrutando. Olvidándose de sus miserias.

En Barcelona ya hay casi tres mil niños malnutridos. Tal y cómo están las cosas, ¿será dentro de un tiempo en países africanos dónde las personas vean anuncios de ONGs pidiendo que apadrinen a un niño barcelonés? ¿Han vivido también esos niños por encima de sus posibilidades? Quién sabe.

NOSTRUM: Come sano y por 1, 2 y 3 euros

Hoy el Post irá dedicado con cierto aire de nostalgia a Nostrum; el establecimiento de comida para llevar que te saca de un apuro aquellos días que da un palo enorme hacerse un tupper.

Y es que, me he pasado todo el semestre alimentándome a base de comida para llevar. El poco tiempo y las pocas ganas de cocinar junto con el poco dinero de nuestros jóvenes bolsillos hace que tiendas como ésta cobren su sentido.

En todo este tiempo que he estado comiendo en la Universidad he visto a muchísima gente con comida del Nostrum y es que, sólo por bajarte su aplicación tienes platos a 1 euro (ensalada de arroz, cuscús, tres cereales, croquetas de la abuela…) por 2 tienes ensalada de lentejas, pescado, verdura… Es decir, todo lo que no comes en casa (odias a tu madre cuando hace cosas de vieja como el potaje), allí si lo comes, y por que? porque sólo llevas tres euros y dices va, voy a comer sano!

Bueno, este post puede parecer ridículo pero como hoy me siento (y nos sentimos todos los universitarios que acabamos este año) feliz y con ganas de repartir sonrisas y buen rollo, dedicárselo al Nostrum porque no volveré a comer más (hasta que tenga curro, asi que espero volver) hasta dentro de un tiempo. Mientras, a hincharme a helados! 8P

IMG_20130516_141908

Adiós Nostrum, adiós querida universidad!

Tariq: “Hay un momento en el que no puedes dar vuelta atrás. Tienes que seguir hacia adelante, pase lo que pase”

Nos sirve la cerveza con una sonrisa, como siempre. Ante todo, Tariq es un tío simpático. Es una persona que, aunque esté el bar repleto de gente pidiéndole atención, él atiende a todo el mundo y lo hace con una sonrisa. Ahora no hay nadie más que nosotros, así que acepta charlar con nosotros cinco minutos y contarnos su historia.

1. ¿Por qué decidiste venir desde Islamabad a Barcelona?

Quería vivir mejor, como todo el mundo que deja su pueblo. No me gusta vivir lejos de mi familia, pero no tuve alternativa. Tenía un amigo que vivía en Córdoba y me dijo que en España se podía vivir muy bien si trabajabas duro. Miré mis ahorros y dije: “voy a ganarme la vida en España”

2.      ¿Cuánto tiempo llevas aquí?

Este verano hará un año.

3.      Cuéntanos tu viaje.

Salí de mi casa con mi primo. Yo conducía el coche por las calles de Islamabad y él de copiloto. ¿Tú sabes que allí conduce gente sin carnet? ¡Es una locura! Cogen el coche y ¡pum! Una locura

4.  El viaje, Tariq.

Eso. Pues bien, mi primo me acompañó  hasta la frontera con Afganistán. Allí nos despedimos y él volvió a casa en coche. Yo empecé a caminar hasta encontrar trabajo. Aprendí a hacer cualquier cosa y con lo poco que ganaba, me pagaba la comida, pagaba alojamiento y ahorraba para pagar un taxi.

5.      …

En varios taxis viajé desde Afganistán hasta Ucrania. Pasé mucho miedo, porqué yo no tenía papeles y en Rusia no se andan con tonterías. En cuanto me bajé del último taxi, caminé unos días por unas montañas y me colé en Rusia. Desde allí, conseguí llegar a Ucrania y una vez allí encontré trabajo, ahorré y compré un billete de autobús hasta Italia.

Imagen

6.      ¿No tenía ganas de dar media vuelta y volver a casa?

[Sonríe]. Amigo, hay un momento en el que no puedes dar vuelta atrás. Tienes que seguir hacia adelante, pase lo que pase. Yo estaba ya muy lejos de casa y había tenido mucha suerte de que no me pasara nada malo. Tenía que llegar a España. Además, estaba en Italia. Para mí, muy cerca ya.

7.      En Italia consiguiste hablar con tu hermano.

Sí. Me dijo que mi hermana pequeña se había casado. Me dio mucha pena no haber estado allí. Desde entonces, cada vez que puedo, les envío parte de mi salario. ¡Ya tengo sobrinos! Pero, me dijo que no me rindiera y que continuara. Le hice caso y aquí estoy.

8.      Consiguió trabajo en un barco que hacía la ruta Génova-Barcelona.

Y cuando llegué al puerto me despedí de mis amigos y respiré hondo. Ya había llegado.

9.      Pero, aquí las cosas no son tan fáciles como te dijeron.

No. Pero, son mejores que en mi país. Aquí tengo trabajo, un piso donde vivir y una chica a la que quiero mucho. ¿Qué más puedo pedir?

En ese momento llegan un par de clientes y Tariq vuelve a la barra. Les sonríe, como hace con todos. Ellos posiblemente no aprecian la amabilidad de Tariq, pero, después de todo lo que ha vivido, a él le da igual. Va a sonreír igualmente.

Wert y mi yo de la ESO

Hoy hablaremos de la famosa y ya aprobada ley Wert.

wertgonya

Este post no será para explicar los puntos clave o lo malo malísimo que es Wert como Ministro de educación (porque eso ya lo sabemos todos) sino que, daré mi propio ejemplo contando mi historia…

En la ESO digamos que era poco estudiosa. No me gustaba ir al colegio, suspendía y cuando el profesor decía las notas en voz alta y decía “tienes un 2”, mi respuesta era “Ui! casi”. Bien, durante TODA la ESO fue así, todos los días discutiendo con mis padres, en especial mi madre (que ahora con el tiempo pienso… ¡vaya santa!) hasta que llegó 4º de ESO en el que repetí de curso con 8 asignaturas suspendidas (vaya crack pensaba).

Pues bien, ahora estoy en mi último año de Universidad; estudiando Relaciones Laborales y me encanta estudiar, es más, si no fuese por lo caro que es seguir estudiando haría otra carrera, másters…

Bien, ¿qué quiero decir con esto? Uno de los puntos de la reforma de Wert es que 4º de la ESO se convierta en la iniciación del bachillerato o la FP. Y yo me pregunto ¿qué habría sido de mi? Mi principal objetivo era ser peluquera (que no tiene nada de malo pero viendo donde he llegado…). Además tengo una hermana de 13 años que, espero, no sea como su hermana de antes y evite las medidas de exclusión esta reforma de mierda.

Otra cosa a valorar es el que sean los profesores quienes decidan si “vales o no” para hacer bachillerato. Pues bien, diré que me cambié de colegio para hacer bachillerato ya que, tuve muchos profesores, en especial uno que me dijo (palabras textuales) “no hagas bachillerato, perderás el tiempo”.

Concluyo en que, en todo el periodo de la ESO, los niños se lo pasan teta, y las hormonas no te dejan estudiar. Que si bien existe fracaso escolar no creo que sea la mejor manera el tachar al que, aparentemente, es el descarrilado sin dejar que se tropiece y encuentre el camino.

A veces, hay que dar un paso atrás para coger carrerilla.

PD: pienso ir a mi antiguo colegio en cuanto tenga el titulo en la mano 😉

Hecha la ley, hecha la Infanta

Querida Cristina Federica Victoria Antonia de la Santísima Trinidad de Borbón y Grecia, ¿quién te iba a decir a ti que ibas a servir como pretexto para introducir una nueva entrevista en Voyeur 2.0? ¡Y qué entrevista! Qué jodida suerte tienes, Cris.

Imagen

Lo de la suerte no lo decimos por nada en especial. Simplemente, tienes suerte. No hace falta justificarlo de ninguna manera. Muchos envidiosos especulan hoy que ha habido cierta presión desde las altas esferas para evitar tu imputación en el caso Nóos, pero nosotros sabemos que es suerte. La misma suerte que tuviste en nacer Infanta de España y ser la hermana guapa. O la misma suerte que tuviste al casarte con el balonmanista vasco que te ha dado esos hijos tan rubios y guapos. Suerte.

Suerte de poder comprar un palacete en Pedralbes y, que cuando el río empiece a sonar, coger un avión e irte a vivir a Washington. Suerte es que tu marido, al que se le dio muy bien durante catorce años el balonmano, fuera contratado como consejero de Telefónica Internacional. Suerte.

¿Qué le pasa a la justicia? Ahora te imputo, ahora no. Ahora tengo pruebas suficientes para llamarte a declarar, ahora necesito que lo justifiques más. ¿Por qué molesta tanto que una Infanta sea imputada? ¿No es mejor hacerlo, que se defienda y pueda demostrar que es inocente? Tonta, sí, porqué hay que ser tonta para no darte cuenta de que tu marido se está llenando los bolsillos de dinero y tú no estás recibiendo ni un triste céntimo, pero inocente. Pues se han cagao. A última hora alguien ha descolgado un teléfono y le ha entrado caca. Otra vez será.

¿Qué opinará de la justicia española una mujer que viste con toga y dicta para sentencia? En breve, lo sabréis.

Cogiendo aire de nuevo…!

“Summer is comming”Imagen

Pocas veces una frase puede evocarnos tantas emociones, tantos recuerdos y tantas espectativas. El verano es el Kit-Kat que comemos una vez al año y nos recarga las energías para volver a comenzar el círculo de esclavitud al que estamos sometidos (bueno, el que tenga la suerte de trabajar, claro).

Sol……………………. Cervezas………………………. Amigos………………… Fiesta………………… Tranquilidad…………………. Playa……………………. Relax…………………………. Quemaduras en la piel……………………… Sol@ en casa…………………. Y podríamos seguir todo lo que WordPress nos permitiera!

Este blog se ha centrado (y de manera muy crítica) en analizar los problemas que más nos preocupan, ya sea el paro, la poca o nula salida profesional, el recorte de derechos, etc. Pero al igual que el verano es el Kit-Kat que nos da respiro, éste post pretendo que sea un oasis en el desierto, y que os dejéis llevar por el buen rollito que transmite esta canción! Disfrutad el video clip, al verlo no puedo más que imaginarme el gran verano que nos espera!!

http://www.youtube.com/watch?v=zsyjS_vJfkw

Enjoy it!

 

Pd: Mañana todo el mundo enfadado de nuevo, nada de ir con buen rollo por la vida… 😉

¿Generación perdida o generación del cambio?

01 de diciembre 1955, Alabama. Una señora de 42 años está a punto de pasar a la historia. 04 de noviembre de 2008, Washington. Un hombre de 47 años va a lograr lo que nadie antes ha logrado. A priori, no hay relación entre ambos sucesos. A priori, porqué si Rosa Parks no se hubiera negado a cederle su asiento en el autobús a un hombre blanco tal vez Barack Obama no hubiera ganado las elecciones cincuenta y tres años después. La señora Parks murió en 2005, con 92 años cumplidos, sabiendo que gracias a que un día se despertó diciendo basta ayudó a muchísimas personas. 

Imagen

La ciudad del suicidio es un vídeo que circula por Youtube en el que se denuncia la situación que vivimos actualmente en nuestro país. Una situación que, quién más quién menos, lamentablemente conoce. Os recomendamos que le echéis un vistazo: 

http://www.youtube.com/watch?v=IZuQYub67YM

Más de 300 políticos imputados por corrupción, la deuda del fútbol español asciende a los 700 millones de euros a Hacienda o el 21% de la población es pobre. Todo ésto ya lo sabemos, como Rosa Parks sabía que no había ningún motivo para que ella tuviera que cederle el asiento a un hombre blanco por el simple hecho de ser blanco. Blanco y racista. La pregunta es: ¿nos negaremos nosotros a ceder el puesto en el autobús? ¿Moriremos con 92 años sabiendo que un día dijimos basta? 

Cuando antes hablaban de nosotros, nos llamaban la generación mejor preparada. Ahora, nos tildan de la generación perdida. Si queremos, el día de mañana nos conozcan como la generación del cambio. 

Balbino: “Moriré con 130 años y estoy en pleno ecuador de mi vida”

Balbino (http://trascendentebfy.wordpress.com/) nació hace 66 años en un pequeño pueblo del norte de España. Ahora, jubilado, está matriculado en el grado de Relacions laborals que imparte la Universitat de Barcelona. Dice que no ofrece ninguna característica más que el hecho de ser un jubilado en la universidad y que “si a alguien se le pasa por la imaginación tomarme como referencia, no lo haga. Yo solo soy mayor, no soy ejemplo y las vidas son singulares”.

¿Cómo es tener 66 años y ser estudiante universitario? ¿Qué siente cuando está rodeado de gente joven que se somete a las mismas pruebas que usted?

La edad es mi componente más importante. Tener 66 años y poder estudiar en la universidad es un privilegio y una realidad, diría, tangible. Me siento como empezando el camino desde el principio, otra vez, porqué el recorrido ordinario ya está concluido. Igual que repasar un tema que ya te sabes y te interesa. Lo disfrutas.

Normalmente las personas marcamos nuestro territorio y pongo especial cuidado en respetarlo, aplicando lo que me enseñan mis hijos. Algunos resultáis más próximos que otros y me siento genial. Diría que mi punto flaco se encuentra en este ámbito, las relaciones con los compañeros. Es inevitable. Es más, creo que no debe ser de otra manera. Por eso me fastidia que los profesores tengan la obsesión de los trabajos en equipo, sin contemplaciones, porqué me pone en la necesidad de tener que buscar alojamiento y me produce la sensación de violar vuestro espacio. Desde aquí voy a reivindicar que los profes se enteren de que los 66 y los 24 años son elementos diversos dentro de la composición de su aula.

¿Qué le hizo querer empezar una carrera universitaria?

Siempre son las circunstancias, los ingredientes de la ensalada y de qué manera concurren en determinados momentos. En mi caso he llegado a la conclusión de que tengo por delante una etapa amplia: moriré con 130 años y estoy en pleno ecuador de mi vida. Por ello, quiero actualizar mi composición intelectual para que sea una etapa más útil. Pero, yo preguntaría, ¿por qué Relaciones laborales?

Conteste usted mismo.

Mi idea inicial fue Ciencias empresariales, pues ya tenía algunas asignaturas aprobadas de años atrás. Pero, la vi muy árida. También pensé en Ingeniería agrónoma, algo para mi vocacional, pero me arrugué. Me decidí por Relaciones laborales porqué es más apañado, multidisciplinar. La encontré muy útil. En todo caso, creo que la Universitat de Barcelona debería cuidar más de esta marca, la veo muy desatendida. Con un poco de cariño, cosecharía higos…

Este año acaba la carrera. Ahora, ¿qué?

En mi blog estoy removiendo el tema de la anarquía. Dos principios forman la clave en el enfoque de mi próxima etapa: libertad y utilidad. Pienso envejecer adecuadamente, en su momento, y me lo prepararé con tiempo. Un buen examen, ese. Respondiendo a la pregunta, he empezado a preparar un posgrado.

¿Qué piensa sobre la situación universitaria actual? Subida de tasas, por ejemplo. ¿Cómo le afecta?

Mi mentalidad es bastante liberal y que creo que, cuando interviene, es como el caballo de Atila. Por ejemplo, el sistema de becas me parece una tomadura de pelo. Creo que los estudiantes deberíamos pagar nuestros estudios a coste real, así sabríamos lo que realmente cuesta y, en cambio, pagar menos impuestos. Las universidades tendrían los alumnos que se merecen, los profesores cobrarían según su aportación y, por ende, los alumnos recibirían las acciones formativas que buscan. Lo fundamental es que quién beba la Coca-Cola, la pague. Sólo así la valorará realmente.

Por último, ¿siente que su vida ha cambiado algo desde que va a clase?

He desarrollado un trabajo intelectual importante, que ha pasado a ser la parte central de mi actividad diaria y, entiendo, muy higiénica para mis neuronas. Eso sí, no valoro el posible aprendizaje, porqué, en general, el sistema educativo está montado sobre un esquema simple de memorización. No me gusta. Haces lo necesario para quitarte la asignatura de encima. Matizo: en general. Ha habido asignaturas y profesores, diría, interesantes. En cambio, hay asignaturas que no se justifican. Una pena, porqué igualmente tienes que dedicarle tu tiempo. A todo eso, suma caminar unos 12 km al día durante los últimos cuatro años.